Abdul Hadi Sadoun

 Abdul Hadi Sadoun

is an Iraqi author, born in Baghdad in 1968. He currently resides in Spain, where he has lived since 1993. Since 1997 he has been the editor of the literary publication, Alwah, a  journal that publishes in Arabic and specializes in diasporic literature. He is a Lecturer and Professor of Arabic literature, including the presence of Arabic culture in Hispanic literature in several academic centers. He has translated Spanish Literature into Arabic, such as the poetry Antonio Machado, Vicente Aleixandre, Garcia Lorca, Juan Ramon Jimenez, Borges and Alberti, Latin American short stories and modern spanish poetry. Some of his short stories and poems have been translated into Spanish, German, French, English, Italian, Farsi, Kurdish and Catalan languages.

He is the author of a number of works in both Arabic and Spanish, including The Day Wears a Suit Stained Red (1996),Framing a laughter (1998), It´s nothing but the wind (2000), Dead fishes(2002) , Family Plagiarisms (2002), Birds of the Mouth (2006), Always (2010), Memoirs of an Iraqi Dog (2012)and Tustala(2014).

 

 

1- Dead Fish

 

 

The lifeless fish in the fountain,

Perhaps they can feel the coldness that has befallen them?

Perhaps they are regarding with astonishment

my new suit, worn like a skin of cloth

rumpled by the birds of the air?

 

Every day, in the bus,

I pass near them,

the man as always

Stooped over the fountain,

Polishing their stone scales.

 

The lifeless fish,

What do they think about

If they cannot swim?

 

2- Tank Carpets

How pacifist the people here are,

Offering both cheeks,

if they had more they would offer them all

to their destiny;

meanwhile, your lips search

for words that recollect.

 

Here

people do not know evil.

It’s better for them to be cooped up in boredom

– I almost prefer their meekness –

since they have known no wars.

It is as if Spielberg had not invaded

with his dinosaurs.

They do not bleed to death over the tunics of Kubrick.

 

I say to them:

– Whatever shall i do with your bits of intelligence!

Andi take cover under their umbrellas.

 

Here

they grin a lot, without fear,

they touch my growing beard

and burst out alughing:

– Talk to us about what you know, about your carpets.

C…A…R…P…E…t…S.

and they draw the word out like a bale of cloth.

 

People, here,

mistake me for a story-teller

and they generously carry me

in their arms,

with kindness.

 

 

3- Suffocators

The suffocators

ingestors of salt and moss,

will save the waters

of his solitude.

 

Here they are,

one after the other

up to the insignia of coral.

 

Their voices

and their steps,

long ago unstoppable

overflowing

in the water.

 

Those flags,

now of lapis lazuli

and the secret hymn,

without scent,

forgotten by the words.

 

My friends,

the sufocators,

without glory,

glorified my name

churned water in their mouths

 

And they carry me

In the soft wind of their faces.

 

 

4- Mourn it Well

Mourn it well,

But mourn all of it.

They are interested in your words,

But divided

And you know that you will not have it all.

 

Mournit…

Yourweepingwillproduce a fine crevice

inthisrestlessdrizzle of sleep,

thissparklinglightening.

Mournitwell,

Be it fate

Or the nextsunrise.

And wewillwait

Eventhough, witheachintstant,

It disapears.

 

Mournitwell,

But not before the surprise

That filtersyourfingers

Intoourribs

Not before the surprise

That withoutarriving

Touches space.

 

Mournitwell,

mournit,

do not let himlowerhis gaze

nortransformhimselfintoanother.

 

Givehimwhatishis

That herises in you.

 

And mourn it…

Without him there would not be a world for you.

…Everything

Don’t  let him escape, without more.

 

Mournitwell,

But mournit all.

 

 

5- It is the moment

It is the moment

and his shade

could be me.

 

It isred

And I drown in itsink,

the moment;

 

themetaphoresattack

againsttheirwalls of forgetfulness,

 

insatiable,

theychoose,

as a bottom, infinity.

 

The moment…

Oh its absence….

Between one murmur and another,

Crack of a whip

The same as this

That closes in, noisilyfeeble.

Itslightnessisthat of a disk

That knocks down.

 

I Listen.

It is the moment

That comes and goes.

I

Who waits.

 

 

 

6- In the crowd of the clouds

 

When you notice me

In the crowd of the clouds

Guarded by my silence

And the solitude of the dead

The live in my soul,

Call me without naming me

Because I will not respond.

 

 

 

7- Empty

 

Your imagination

Burstsforthfrom the vertexes

Of mywall.

While the others

Continue to go round

An emptycircle.

 

 

 

 

8- Steps

 

In fadedmirrors

Mysteps are diluted

In search of an abyss

Unpoluted

Still.

 

 

 

 

9-  The Hotel ´´Borges´´

 

 

 

In it corners there are bodies of bulls,

some with human heads.

In its bedrooms,

there are still medieval servants.

 

It’s the hotel that bears his name.

 

Traveler, I arrive at the corner of bulls,

Without easing my fatigue,

Without waiting for another shipwreck,

I discover that they call it Borges,

The name announced.

 

It is his hotel, Borges,

Cast away in the old Lisbon

It is there

Even though they know nothing

Of his name.

They care for the statue of Ricardo Reis,

Or his hat,

While they speak;

Maybe they think

That my glasses

Are like those of  Ricardo Reis.

 

 

” When danger advances,

It can not distinguish”, they say.

They do not see the artillery of his hands,

Fighting against the lighting

In the rooms of the lighting,

Where the girls say ” Sir”

And the elevators conserve our steps,

As quiet as pet unicorns.

 

 

Everything may look like him

Except this hotel

They call Borges.

 

 

I am fascinated that he

Could enter or leave at any moment,

But they are only a few mysterious rooms,

In a building prone to the wind,

Borges wears a different mask.

A copper plaque at the entrance,

On the face of building,

Indicating Borges’ name.

 

 

I have not lived in this hotel,

I make my way with calm steps

Thinking of the dreams of tomorrow night

Or the next.

 

 

At the end of the trip,

Avoiding the doormen,

The long way,

I see Maria Kodama, her silver hair,

Crossing into the vestibule,

I call her with bent fingers.

“Come here”, she also says,

“Maybe he comes soon,

Maybe he sees you”.

But he knows nothing

Of building,

Of corners,

Although a copper plaque

Up above

Indicates his name.

 

 

10- Our Horses

Our horses

of gum

and wood

and nails

used to be ridden

but now they tread all over us.

Oh this stupor!

 

 

Our horses

of gum

and wood

and nails,

take us apart

rib by rib.

 

 

11- Why?

The sierras

Trembling

Soaking itself

With the light.

Sleepiness.

Of wood.

Theycry.

 

 

 

12 – Near the Tigris

On the eve of my arrival,

There, where I left her

Near the Tigres,

My mother asks:

—What will you do, so far away, my son?

What will you say? Will the people listen?

Do they know our tongue?

Our faces?

Our pain?

Will they know who you are?

Will we be someone

To them,

Or maybe

Only far off indifferent

Sands?

 

—Tell them of me

On the veranda

Of our house,

Forever awaiting

Your return.

 

—Tell them of the marvels

Of Sherezada,

Of Bagdad,

The ruffians and thieves,

Their ravages

And rebirths.

Or will you be quiet

Forgetting your words

In the nothingness

Of another life?

 

—Speak to them of the caravans,

Millenary caravans,

Of the dead…

My son,

Will you hide your head

In the ground

Like the ostrich

Ashamed of so many tears?

 

— Tell then of those caravans

Sadam buried

In the sand

Where your brother died

Where he lies still

For eternity,

On his bed

Of dried leaves.

 

—Speak to them of your father,

The uncle, our poor neighbour,

His son.

Speak also

Of the caravan of Bush’s

Tanks

Razing Bagdad to the ground,

Always the city of everything

Except peace.

 

—Mother,

I hide my head

Because their fingers

Point at me.

Let me fly.

I do not want to know

Of wars

Where they devour

Each other

Interminably.

 

—No,

I will not speak

Of our caravans

Nor of you,

Mother.

I am looking towards

The summer

And in this way

They will see my pain.

 

In French

 

Abdul Hadi Sadoun (Irak)

 

 

 

 

 

 

Je te dis

 

 

Je te dis

Que les chemins ne sont pas ma vocation

Je suis un homme casanier d’un autre genre

Je ne sais pas me cacher

Et mes pieds ne supportent pas les voyages

Ils trébuchent depuis toujours

 

Mais chaque jour, je pratique l’éloignement

Pas par désir de disparaître

Ni pour jouir des paysages qui filent sous les yeux

Je pars comme chaque voyageur dans sa chambre

En feuilletant le guide touristique

Et en souriant sans la moindre fatigue

 

Je te dis

Que je ne suis pas Virgile

Je n’ai pas de valise légère

Je ne suis qu’un regard las

Et un sourire fragile

Dans une photo en noir et blanc.

 

 

Des poissons morts

 

 

Les poissons morts près du jet d’eau

Ressentent-ils le froid qui tombe de haut ?

Regardent-ils mon nouveau tablier

Qui me serre comme une ceinture

Ou me balance avec l’oiseau dans le vent ?

 

Chaque jour je passe en bus près de la fontaine

Alors que l’homme de maintenance est incliné sur le bassin

A astiquer ses coquillages.

 

A quoi pensent les poissons morts

Quand ils ne nagent plus ?

 

 

Leçon

 

 

Dans une de ses leçons répétées

Mon père m’a appris

De ne pas oublier le sourire suspendu au visage

Il disait :

Le visage se dévoile comme une main ouverte.

 

Après quelques années,

Me rappelant le rôle du père

Je n’ai laissé de véritable héritage

A mon fils

  • Qui n’est pas encore né –

Que ces éclats de rire dessinés à l’encre noire.

 

 

La ville

 

 

La ville maintenant

Est une ligne courbe dans ma main

Une ruelle pour mes concessions injustes.

De ce portail je sors pour accueillir le jour

Et de ce même portail je fais mes adieux aux soirs

Colorés à l’ambre du champ.

 

Face à ce rocher

Je me préserve pour un autre combat.

 

La journée est agitée, tordue

C’est pourquoi je planifie mon destin dans le panier du néant.

 

Mes pas ici

Marquent leurs dédales sans fin.

 

Le soir gris attend

Les fruits de mes matins.

 

Ici mes nuages consomment

Les ombres de pures tentatives.

 

Ma chère, la peur nous réunis

Pas l’amour

C’est pourquoi nous nous enlaçons durant toute la rencontre.

 

 

Les nuages

 

 

Des moutons égarés

Des barbes blanchies avant l’heure

Une prairie de lait sans gardien

Les baisers de la première rencontre

Du premier amour, du premier coup de pied ;

 

Ce sont les nuages

Que je contemple de mon siège

Ils tapent à la fenêtre de mon oeil

Souvent

Comme une averse de pluie inévitable.

 

Les barbes

Les moutons

La prairie

 

Et moi qui les contemple

Du fond de ma confession.

 

 

Chanson

 

 

En t’aimant

Je suis comme ce chanteur qui chante :

Je sais que mon coeur te désire passionnément

Mais c’est une souffrance divine ton éloignement.

 

 

Je sais aussi

Que celui qui aime

Passe des nuits difficiles

Et erre sans répit.

 

Je sais tout cela

Et pourtant je ne crains pas

De courir après tes étoiles.


 

Rares ou nombreuses

 

 

Nombreux sont

Les mots de l’âme.

 

Rares sont

Les mots de l’aube.

 

Pour celui qui désire crier

Dans chaque coin une affiche

Mentionnant ses jours parmi de nombreux jours

Et dans chaque coin une autre

Pour celui qui désire se taire

Sur ses jours parmi peu de jours.

 

Rare

Ou nombreuse

L’âme ne fait pas partie de la nuit

Tout comme le mot n’est pas tout à fait clair.

 

A l’heure où le souffle passe

Le vacarme nous tapera du doigt

Et nous saurons alors

Que désormais nul retour pour nous.

 

 

Le champ vert des yeux

 

 

Je ne vois que la verdure

Dans l’oeil

Dans le champ

Ou dans la mémoire

Je ne vois que l’oeil.

 

Les vastes champs s’étirent dans le ruisseau de ton sommeil.

Et dans le frôlement secret du maudit couteau

Pendant qu’il traîne son tranchant vers le cou

Un éclat féroce qui dénoue

le fil de ton confortable sommeil.

 

Je ne vois que la verdure

Dans mes yeux

Dans mes champs dispersés

Dans ma mémoire éclatée

Je ne vois qu’à travers ces deux yeux

Qui vont de l’illusion du couteau

Jusqu’au sommeil éternel du corps desséché,

En attendant le moment propice pour saisir

L’odeur amère du couteau.

 

 

Les trous

 

 

Dieu,

Chaque fois que je dessine la tête, les trous me trompent

Chaque fois que je fais signe à la tête de bouger, les trous me prennent au dépourvu

Chaque fois que je tourne la tête, les trous m’observent

Chaque fois que je parle avec la tête, les trous s’approchent de moi

 

Nul espoir

Cette tête qui est la mienne est criblée de trous

Qu’importe ma direction, ils sont toujours là.

 

Les trous, Dieu,

A quoi bon ?

 

 

La tête d’un aigle

 

 

Mon frère

Que je n’ai pas vu depuis longtemps,

Plusieurs décennies peut-être,

M’a envoyé la tête d’un aigle embaumé

Avec un petit mot sur le dos d’une carte :

Garde-la à l’abri des mains des voleurs et des mendiants

A l’abri du temps furtif

Avant d’ajouter :

Loin de tes manoeuvres d’usurpation

Car personne n’a besoin de voler.

 

Depuis quelque temps

Je plane dans mes cauchemars

Et tombe toujours

Dans la zone délimitée pour moi.

 

L’aigle n’a que faire de ma défaite

Il me lorgne du bout des yeux

Et s’envole

Même sans ailes.

 

In Spanish

 

 

 

 

 

 

 

Abdul Hadi   Sadoun

 

 

Biografía y 20 Poemas

 

Nace en Bagdad – Irak, en 1968.Vive en Madrid desde 1993. Escritor, además es hispanista, y editor. Durante 10 años (1997-2007)codirigió la revista literaria en lengua árabe Alwah. Desde 2006 dirige la colección literaria Alfalfa especializada en Letras árabes traducidas al castellano. Su poesía como su narrativa ha sido traducida al alemán, francés, inglés, italiano, persa, turco, kurdo y castellano, catalán, y gallego. Premio beca Antonio Machado de creación literaria, 2009, por su poemario (Siempre todavía) publicado por la editorial Olifante en su colección de poesía.

Es autor de los siguientes libros: El día lleva traje manchado de rojo/ Narrativa (Damasco, 1996). Tesoros de Granada/ novela infantil (Dubai, 1997). Encuadrar la risa / Poesía (Madrid, 1998). No es más que viento/ Poesía (Madrid, 2000). Plagios familiares/ Narrativa (Jordania, 2002). Pájaro en la boca/ Poesía (Madrid, 2006). Escribir en cuneiforme/ Poesía (Caracas, el perro y el gato 2006). Pájaro en la boca y otros poemas/ Poesía (la Habana, arte y literatura, 2009). Yasmín y la bola/ Narrativa (Londres, 2009). Siempre Todavía/ poesía (Olifante, Zaragoza, 2010). Campos del extraño/ Poesía (Alhulia, Granada, 2011). Memoria de un perro iraquí/ Novela (Beirut,2012) y Tustala/ Narrativa (El Cairo, 2014).

Es editor y traductor de las siguientes Antologías de poesía iraquí en lengua español: La Maldición de Gilgamesh, Antología de poesía iraquí contemporánea (Tempestad, Barcelona, 2005). A las orillas del Tigris, Antología de poesía iraquí contemporánea (Caracas, 2005). Otros mesopotámicos raros, Antología de poesía iraquí contemporánea (Córdoba, 2009).

 

 

 

 

 

 

 

Sonrisa ligera

 

 

Te digo

que los caminos no son mi profesión

ya que soy por excelencia

un hombre de casa

no me gusta plagiarme

mis pies no aguantan el viaje

se tropiezan desde la eternidad

pero cada vez

me marcho más  lejos

no me seduce el deseo de desaparecer

tampoco el gusto de vigilar los paisajes que pasan

gasto mi tiempo como un viajero en su habitación

contemplando la guía turística

y sonriendo sin apenas despeinarme.

 

Te digo

que no soy Virgilio

no soy el dueño del ligero equipaje

soy una vista cansada

y la sonrisa ligera

de una imagen en color sepia.

 

 

 

 

 

 

 

En el tren con Machado

 

En el mismo tren de cercanías

o de tercera

que te llevó hace ya un siglo

voy

pero con el equipaje repleto de recuerdos

dejando Madrid atrás

y más aún Bagdad.

 

Yo no contemplo nada

pero los asientos

como sabes

te eligen al azar.

 

A mi lado tres doncellas

dicen ser de Jadraque

un pueblecito perdido

hojean con interés

revistas del corazón

una mujer mayor con su hijo

conserva el brillo

y esa dulzura lejana

que un buen día

a todos

nos abandona.

 

Ruinas veo desde mi ventana

campos de olivo veo

letreros y señales

verde, amarillo, rojo

y un color hermetizado

de las charlas ajenas

sin parar.

 

Intento cerrar los oídos intento

sin éxito

olvidar los dedos que me recuerdana no olvidar.

 

El sol es el mismo

aunque decía el poeta mesopotámico

que allí

donde lo dejé

es más bello.

 

Y conformo

con no abrir

los cajones del alma.

 

El tren marcha siempre

yo me quedo pegado al calor de la ventana

o al calor de los versos melancólicos.

 

Todo necesita principio

menos nosotros

la vida

nos premia a seguir

y no nos recompensa

excepto por el espectáculo.

 

No es esto Don Antonio

que contemplamos

y lo sabemos los dos

lo que pienso en mi viaje

como lo pensaste en aquel viaje.

 

Lo que nos preocupa

es ver pasar la vida

– fugazmente –

ante nuestros ojos

como estos árboles

que saltan consecutivamente

a través de las ventanas

y no hay manera de alcanzarlos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bar alameda

 

En el Kiosco del Orejas bar de la Alameda

pulo mis escamas de tantos años oxidadas

mientras las gentes llenan alegremente

de barriles de cerveza sus barrigas

se acuerdan sin saber nada

de los consejos de la camarera

de la taberna de Gilgamesh

 

Pero yo

a pesar del tiempo

ofrezco mi cara a lo que queda del güero sol

olvidando por esta vez

barriles llenos de tantas vidas que presencié

y aún me persiguen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El cielo se enturbia

 

 

Te dije que todo está en mi contra

llueva o no

la ciudad está en duelo

y el cielo se enturbia igual que tus ojos

ay de tus ojos

que no quieren verme

a pesar de desfilarme en sus cauces

día y noche

 

Todo el día

aunque no lo creas

el cielo se enturbia

y tus ojos

– ay de tus ojos –

siguen sin querer verme.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te acostumbras a la muerte

 

Te acostumbras a la metafísica

a la malísima costumbre de morirse.

 

Sin más

cosa que te hace observar

la ligereza, y fugaz

naturaleza de las cosas.

 

La silenciosa calma

del ser errante

y nos empeñamos en olvidar

el azote creciente.

 

Romántica rinconera

es el único movimiento ermitaño.

 

En algún lugar

y te sientes el latido

del causador tiempo.

 

Nos disculpamos

no vaya a ser repetible.

 

Cada día

me acostumbro más a la muerte

ese paseante cojo y perfecto

que camina tranquilamente

sus pasos ligeros

en una plaza tan cercana

que no te da tiempo

a contemplar la escena

ni darte tregua

a presenciar la lucidez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La ciudad

 

Y la ciudadahora

una línea torcidaen mis manos

un callejero de desilusiones.

 

Desde esta puerta salgo a recibir al día

y desde la misma despido los atardeceres

que se empapan en su fiesta de ámbar.

 

Ante esta piedra

almaceno mi aliento para otra novillada.

 

Es un día confuso y desacorde

planifica mis destinos en la cesta de la nada.

 

Aquí mis pasos

estampan sus eternos laberintos.

 

El atardecer gris

espera

la fruta que cosecha mi mañana.

 

Aquí mis nubes se merman

Sombra de tentativas crudas.

 

Nos une el miedo querida y no el amor

por eso nos abrazamos todo el rato.

 

 

Las nubes

 

Corzos disolutos

barbas canosas a tiempo

lechoso matorral sin guardián

besos de primer encuentro

del primer amor o del primer lamento

 

Son las nubes

que contemplo desde mi silla

invadiendo las ventanas de mis ojos

una y otra vez

como lluvia insalvable

 

Barbas

corzos

matorrales

y yo

contemplándolos

desde mi silla de confesión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Canción

 

En tu amor

soy  como aquel trovador que decía

yo sé que mi corazón te desea

y tu ausencia es mi castigo divino

 

Y sé también

que quien ama

tendrá difíciles noches

y sonámbulo irá

para siempre

 

Sé todo

y aún no me canso

de correr tras tus lunas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

How I am not self?

 

How I am not self

yencadavuelta

y en cada ida

y en los mismos espejos del camino

y en los mismos árboles también del camino

corriendo como un caballo loco

detrás de la inmortalidad de la foto

 

How I am notself

Igual a un mar ignorando su primera gota

igual a un mar ignorando su primera y precisa gota

igual a un mar ignorando su primera  precisa y airosa gota

 

Ayer mientras contemplaba los atardeceres

desde las ventanas nubladas de tu habitación

y no hacíamos el amor como de costumbre

no sabía qué significaba esta frase inglesa

de la película que veías entusiasmada

no sabía que pretendía de mi espera

tampoco el por qué de sentirme frustrado

 

How I am notself

tanto que la espalda me ataba

firmemente

al vacío.

 

 

 

 

También Poema

 

Aquí

palabrasacosadoras,

aquí

palabras malgastadas,

escondidas en el tiempo

arduas,

esparcidas entre un libro y otro

enfocadas entre una página y otra

pero aquí están.

 

Palabras

enredadas

y relegadas.

 

No se tocan

no se besan por nada

desfilan en su espacio

nadie se les acerca

o se identifica con ellas.

 

Yo no puedo huir de ellas

las menciono todo el día

sin que os deis cuenta

cofres lóbregos

cisternas al revés.

 

El secreto de mis desalmadas capas.

 

 

Pero estánaquí,

y eso hace un poema también.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pocas o muchas

 

 

Muchas puertas

el alma.

 

Pocas palabras

el alba.

 

En cada esquina quien pretende gritar

para resumir su mañana entre tantas,

y en cada esquina quien pretende enmudecer

para resumir su mañana entre pocas.

 

Pocas

o muchas,

el alma no es de noche

ni la palabra es tan clara.

 

En los efímeros soplos

la algarabía nos tocará con su dedo

y sabremos entonces

que no habrá marcha atrás.

 

 

 

 

 

 

 

 

Peces muertos

 

Los peces muertos de la fuente,

¿acaso sienten su frío caído de lo alto?

¿acaso miran con asombro mi nuevo traje

ceñido como un cinturón

de tela revuelta por las aves del viento?

 

Cada día, en el autobús,

cruzo cerca de ellos.

El hombre de siempre,

inclinado sobre la fuente

pule sus escamas de piedra.

 

Los peces muertos,

¿en qué piensan

si no pueden nadar?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pájaro en la boca

 

Mientras me deshago de los versos

y las tentaciones de las palabras inservibles

de la mujer que duerme a mi lado esta noche,

intento llamar al pájaro del estrecho tragaluz

espero salga de la sombra

como lo adivinaba aquel poema que leí y olvidé.

 

Le espero… hasta que salga  de mi boca

y desaparezca en el silencio.

 

Mientras doy la vueltade un lado a otro

en el hueco de mi deseo

tampoco pienso en una muerte

tan clara como dormiren este momento.

 

La mujer, casi inocente

sonríe en la penumbra.

 

Mi idea desprecia el amanecer surgente

me levanto descubriendo el juego

nada de pájaros

las carcajadas de esta mujer son la única verdad.

“No es más que viento”, diré

repitiendo la frase de Gilgamesh el mesopotámico

un antepasado raro,

y vuelvo a besar las rosas del mantel.

 

El pájaro es un viejo recuerdo

de apoderada noche.

Los agujeros

 

¡Oh Señor!

cuando dibujo mi cabeza, aparecen los agujeros

cuando agito la cabeza, me perforan los agujeros

cuando revuelvo la cabeza, me vigilan los agujeros

cuando hablo a la cabeza, me inundan los agujeros.

 

No hay esperanza

la cabeza

taladrada por los agujeros

no podrá conservar ninguna dirección

solo agujeros.

 

Los agujeros,

¿Por qué, Señor?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El buitre

 

Mi hermano

a quien no veo desde hace mucho

muchísimo, quizás décadas

me mandó una cabeza de buitre

con una nota en el dorso:

“Guárdalo de ladrones y mendigos

del tiempo”

y añade:

“De ti”·

nadie necesita volar.

 

Desde hace tiempo

vuelo en los sueños

y caigo siempre

y siempre en el mismo sitio.

 

Al buitre no le preocupa mi derrota

ensimismado

vuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una Lección

 

Mi padre en sus repetidas lecciones

me enseñó

a no quitarme jamás la sonrisa de la cara

— la cara es cual la mano que saluda — decía.

 

Después de los años

en rol de padre

no me queda herencia

para mi hijo

— que nunca nacerá —

más que esta carcajada dibujada en carboncillo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esteras de tanques

 

Qué pacifista la gente de aquí,

ofrecen las dos mejillas,

si más tuvieran las ofrecerían

a su destino;

mientras tus labios buscan

palabras que recuerden.

 

La gente aquí no conoce la maldad.

Más vale que se enjaulen en su aburrimiento

-hasta prefiero su mansedumbre-

pues ellos no han sabido de guerras.

Es como si Speilberg no los hubiese invadido con sus dinosaurios.

No se desangraron por las túnicas de Kubric.

 

Les digo:Ay de sus inteligencias.

Y me protejo bajo sus mismos paraguas.

 

Aquíríen mucho, sin miedo,

tocan mi barba creciday carcajean:

-Háblanos de lo que sabes, de tus esteras.

E…S…T…E…R…A…S.

Y arrastran la palabra como un paño extendido.

 

La gente, aquí,

me confunde con un cuentero

y me llevan, amablemente,

con bondad, en sus brazos.

 

 

Suceden cosas

 

 

Suceden cosas mientras duermo.

Ayer, la vecina solterona quemó su casa

y todos nos ahogamos en su fuego,

 

el fuego que sucede

cuando ella abre sus piernas.

 

Otras cosas suceden,

por ejemplo, sucede que duermo

entre las nueve y hasta las nueve

-sucede que no tengo bastante tiempo-,

por ejemplo, sucede que pasan las gentes

y nuestra otra vecina

dormita en el umbral  de su casa vacía,

solo habitada por almas gritonas

y el traqueteo de unos platos

de la época de Alfonso XIII.

 

Y así,

suceden cosas,

otras más,

mientras sigo durmiendo

sin hallar quién me cuente eso que sucede.

 

Y no sé que los vendedores

bajo mi casa roban libros,

mis libros,

y los venden como papel barato a los gitanos.

 

Sienten que duermo

tranquilo, modestamente,

y ríen con amabilidad,

se acarician la piel

el uno al otro

como por contagio,

y nada sucede,

nada.

Intento adivinar la luz en la orilla oscura

y no puedo,

quizás vuelvo la cabeza

hacia una pose más cómoda,

solo eso sucede.

 

Todo el día duermo

entre las nueve y hasta las nueve,

esperando que suceda alguna cosa.

 

Así es de profundo mi dormir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escalera

 

 

Para subirme al cielo

edifico una escalera

aunque de leños agrietados.

 

En esta cima no necesito de profetas

ni pregoneros de malas mercancías

señalo con el dedo y están presentes:

Águilas, ángeles, mariposas, Ícaros

los alados todos,

quienes no  tendrán jamás que inclinar las cabezas.

 

Digamos retorno, resurrección y reverdecimiento

nunca caída,

y será la alegría como tocar la barba de Dios.

 

Digamos espacio

despacio,

y podremos extendernos

alargar las piernas y los pasos

jamás digamos abismo.

 

La vida es confiar

experimentar la escalera

en cada peldaño,

no más palma podrida

no más mirar abajo,

es la trampa del suelo.

 

En blanco

 

 

Solo hay álamos

carcajadas del rio

hierba azulada

…….

…….

Y nieve

……..

……..

Fardos de nieve

que nos hunden en sus hilos.

 

Hoy 29 de Noviembre,

el Dios de ciudad

desayuna leche en gotas.

 

Nadie está en las calles,

punto negro a lo lejos

y se borra.

 

Nadie está,

yo tampoco.

 

 

Drawings of Abdul Hadi Sadoun

Abdul Hadi Sadoun- Iraq

SHARE

LEAVE A REPLY